Aminoácidos

MIMEX® contiene:

Los aminoácidos constituyen las proteínas y están formados básicamente por 4 elementos: oxígeno, carbono, hidrógeno y nitrógeno aunque en algunos aminoácidos hay también azufre. Cumplen un papel estructural y funcional en células, tejidos. La mayoría de los aminoácidos no son solubles en agua. Son los “ladrillos” con los que el organismo construye o repara los tejidos orgánicos.

Las proteínas no son sino conjuntos de péptidos, es decir, cadenas de aminoácidos. Y constituyen el fundamento mismo de la vida. Participan en todos los procesos biológicos. Actúan acelerando reacciones químicas que de otro modo no podrían producirse (enzimas), transportando sustancias (hemoglobina), cumpliendo funciones estructurales (como la queratina del pelo), como reserva (albúmina), etc.

Los alimentos que ingerimos nos proporcionan proteínas pero éstas no se absorben tal cual sino que tras su desdoblamiento atraviesan la pared intestinal en forma de aminoácidos, incorporándose inicialmente al torrente sanguíneo y desde allí, son distribuidas hacia los tejidos que las necesitan para formar las proteínas consumidas durante el ciclo vital.

Además de los 12 aminoácidos estándar y de los 8 aminoácidos esenciales -que son los que el organismo no puede sintetizar y debe incorporarlos a través de la dieta- se han encontrado otros aminoácidos (más de 200) como componentes sólo de ciertos tipos de proteínas y aminoácidos que si bien tienen diferentes funciones en las células no forman parte de las proteínas.

En suma, no se trata de una cuestión intrascendente porque basta con que al organismo le falte uno sólo de ellos para que no pueda sintetizar algunas proteínas lo que puede dar lugar a diferentes patologías (depende del aminoácido que falte).

Las proporciones ideales para cubrir nuestras necesidades de aminoácidos están en la carne, el pescado, la leche, el queso, la soya, la levadura de cerveza, el germen de trigo, los cereales completos y el polen.

Los aminoácidos esenciales son:

•la Isoleucina
•la Leucina
•la Valina
•la Metionina
•la Fenilalanina
•el Triptófano
•la Treonina
•la Lisina.

Y los aminoácidos no esenciales son:

•la Alanina
•la Arginina
•la Asparagina
•el Ácido Aspartico
•el Ácido Glutámico
•la Cisteína
•la Glicina
•la Glutamina
•la Histidina
•Prolina
•la Serina
•la Tirosina.
LA ISOLEUCINA, LA LEUCINA Y LA VALINA

Estos tres aminoácidos pertenecen al grupo de los llamados aminoácidos ramificados, nutrientes imprescindibles para la curación de heridas y traumatismos así como para ayudar a la formación del tejido muscular.

Principales funciones

•Los tres aminoácidos participan, juntos, en la producción de energía muscular.
•Mejoran los trastornos neuromusculares.
•Previenen la atrofia muscular posterior a una fractura ósea cuando hay inmovilización.
•Tienen la capacidad de prevenir el daño hepático.
•Colaboran en la síntesis de algunos opiáceos endógenos.
•Participan en el mantenimiento de una adecuada salud mental.
•Permiten mantener en equilibrio los niveles de azúcar en sangre.
•Participan en el balance del nitrógeno.
•Su deficiencia produce pérdida de masa muscular, vigor y resistencia así como trastornos en el metabolismo del músculo y ralentización en la curación de heridas y traumatismos.
LA METIONINA

Este aminoácido es uno de los que contiene azufre, elemento vital para producir y utilizar determinados antioxidantes. Además nuestro hígado lo utiliza para producir s-adenosil metionina, una sustancia especialmente eficaz para tratar la enfermedad hepática, la depresión, la osteoartritis, los trastornos cerebrales, las fibromialgias y la fatiga crónica, entre otras. La Metionina -al igual que los aminoácidos no esenciales Cisteína y Cistina- actúa como potente agente detoxificador pudiendo disminuir los niveles de metales pesados en el organismo de forma considerable.

Principales funciones

•Colabora en la síntesis de tres aminoácidos -la Cistina, la Cisteína y la Taurina- además de la Fosdatidil Colina, la Carnitina y algunas endorfinas.
•Evita la acumulación de colesterol.
•Permite disminuir los niveles tóxicos de cobre en el hígado.
•Favorece el crecimiento.
•Colabora en el mantenimiento de la piel y en que las uñas estén sanas
•Participa en la actividad del bazo, páncreas y sistema linfático.
•Mejora la función del selenio.
•Ejerce una importante protección frente a los radicales libres y las radiaciones.
Su deficiencia, provoca infecciones, caída del cabello, uñas débiles, acumulación de metales pesados, el acumulo de radicales libres, colesterol alto, anemia, esquizofrenia histadélica, fiebre reumática infantil, etc.

LA FENILALANINA

Esta sustancia es el elemento principal de los neurotranmisores que promueven el estado de alerta y el alivio del dolor. La Fenilalanina tiene un papel crucial en la producción de neurotranmisores como la dopamina y la norepirefrina, muy útiles en el tratamiento de la depresión. Es además la única sustancia capaz de producir Feniletilamina, una sustancia química ligeramente estimulante y relacionada con el sentimiento de estar enamorado.

Principales funciones

•Es un estimulante cerebral.
•Está reconocida su eficacia para aliviar el dolor
•Se utiliza siempre que se requiere un especial estado de alerta cerebral
•Incrementa los niveles de endorfinas.
•Ayuda a regular el ritmo cardíaco.
•Permite reducir la sensación de apetito.
•Se utiliza para resolver problemas de pigmentación en la piel como el vitíligo.
•Reduce de forma significativa la gravedad en los síntomas de algunas enfermedades neurológicas.
•Su deficiencia produce alteraciones de carácter neuronal, estrés, tendencia a la depresión, falta de energía, vitíligo, etc.
EL TRIPTÓFANO

Tiene un papel vital en la estructura y función de las proteínas y en la producción de neurotransmisores. La importancia de esta sustancia radica fundamentalmente en su capacidad para influir en la química cerebral. En su forma de 5-hidroxi-triptófano lo encontramos como aminoácido natural siendo el precursor inmediato de un neurotransmisor importante: la serotonina.

Principales funciones

•Es materia prima para la síntesis de vitamina B3.
•Se utiliza con éxito en los casos de depresión, estrés, ansiedad, insomnio y conducta compulsiva.
•Equilibra el consumo de hidratos de carbono.
•Preserva el equilibrio emocional.
•Previene algunas enfermedades cardíacas.
•Su deficiencia produce tendencia a la depresión y las alteraciones de la conducta.
LA TREONINA

Este aminoácido, junto con la Metionina y el Ácido aspartico, interviene en las labores de desintoxicación del hígado. La Treonina, junto con la Lisina, es deficiente en la mayoría de los cereales por lo que los vegetarianos que no siguen una dieta equilibrada pueden tener deficiencia de este nutriente.

Principales funciones

•Actúa como factor lipotrópico evitando el hígado graso.
•Facilita la absorción de otros nutrientes.
•Participa en la formación de colágeno y elastina.
•Ayuda a transportar el fosfato en las fosfoproteínas.
•Es utilizado como agente protector en las infecciones intestinales.
•Ayuda en el funcionamiento hepático.
•Su deficiencia produce dificultad en la absorción de otros nutrientes así como trastornos intestinales y hepáticos.
LA LISINA

Las personas vegetarianas carecen a menudo de él ya que su disponibilidad es muy baja en el trigo, el arroz, la avena, el mijo y el sésamo. Y es muy importante en el desarrollo infantil.

Principales funciones

•Se utiliza con éxito en el herpes labial.
•Mejora la función inmunitaria colaborando en la formación de anticuerpos.
•Mejora la función gástrica.
•Minimiza el daño que la glucemia alta causa en los ojos.
•Colabora en la reparación celular.
•Participa en el metabolismo de los ácidos grasos.
•Participa en la síntesis del colágeno.
•Ayuda al transporte y la absorción del calcio asegurando su distribución.
•Junto a la vitamina C, parece retardar o impedir las metástasis cancerosas.