MENSAJE DE NAVIDAD Mons. Francisco Moreno Barrón

Categories:

MENSAJE DE NAVIDAD A LA ARQUIDIÓCESIS DE TIJUANA
Y A TODOS LAS PERSONAS DE BUENA VOLUNTAD

 

La noche del 24 de diciembre inicia el Tiempo de Navidad, que incluye las solemnidades de Año Nuevo y de los Reyes Magos. Si Dios es Amor y Navidad significa “Dios con nosotros”, ¿por qué vivimos rodeados de pobreza, soledad, violencia, corrupción e injusticia? Ante este escenario, parece que Dios se hubiera olvidado de nosotros, cuando en realidad somos nosotros los que hemos querido vivir sin él, jugándole a las escondidas o sacándole la vuelta.
Todos los seres humanos aspiramos a la felicidad, pero frecuentemente la buscamos donde no se encuentra: en el dinero, la fama, el poder y los placeres desordenados, que solo nos dan “probaditas” de felicidad y dejan vacío el corazón. En ninguna creatura podemos encontrar nuestra felicidad, ya que las personas no sólo somos cuerpo o materia, sino que también somos seres espirituales y trascendentes. Qué bien lo expresó San Agustín: “Nos creaste, Señor, para ti y nuestro corazón está inquieto hasta que descanse en ti. Sólo en Dios podemos encontrar la felicidad verdadera, ya que de él venimos, en él subsistimos y a él hemos de retornar.
Dios nos ama y quiere nuestra felicidad, por eso nos envió a su Hijo Jesucristo. La verdadera felicidad consiste en abrir el corazón a nuestro Dios encarnado en el Niño Jesús, que nació en Belén para la salvación de todos los hombres y que renace cada Navidad en quien le abre su corazón de par en par.
El nacimiento de Jesús es el verdadero motivo de la Navidad. Si lo acogemos, recibiremos el regalo de su paz y alegría para nosotros, nuestras familias y nuestra comunidad; una paz que brota de lo más profundo de nuestro interior y una alegría que nada ni nadie nos podrá arrebatar.

Por eso, esta Navidad no nos quedemos solamente en los festejos exteriores de compras, comida, regalos, adornos, música y diversión. Demos el paso al encuentro con nuestro Salvador. Él quiere estar con nosotros en esta Navidad, para darle un sentido de plenitud y trascendencia. No lo dejemos fuera de nuestra fiesta, tocando a la puerta. Con él viviremos más plenamente la existencia, renovaremos nuestras relaciones familiares, daremos cause a los grandes problemas que enfrenta nuestra comunidad e iremos por los caminos del verdadero progreso

En esta Navidad, todos podemos guardar un momento de profundo silencio en nuestro interior y decirle a Jesús: Gracias, Dios mío, por hacerte humano y elevarnos a lo divino. Te recibo como mi Señor y Salvador. Te ofrezco mi corazón como humilde pesebre para que renazcas en él y tu Espíritu habite siempre en mí. Ven e ilumina las obscuridades del mundo, bendice nuestros hogares y peregrina a nuestro lado en tu tierra de Tijuana y Baja California, para que podamos vivir como hermanos, perdonarnos y trabajar unidos en la construcción de una nueva y mejor sociedad.
A todas las familias de Tijuana y Baja California y a cada persona, les deseo que disfruten esta Navidad, unidas en la paz y la alegría del Niño Jesús, y que él renazca en nuestro corazón, para que descubramos su rostro en los pobres, enfermos, migrantes y en los que son menos útiles a los ojos del mundo, y les demos una respuesta de amor, en la que todos podamos reconocer que el Niño Dios ha nacido entre nosotros. ¡Muchas felicidades!

 

Su servidor en Cristo Jesús…

 

+ Mons. Francisco Moreno Barrón

Arzobispo de Tijuana

 

Tijuana, B.C. Navidad 2016

ORACIONES DE EXORCISMO

Categories:

ORACIONES DE EXORCISMO CON LA SANGRE DE NUESTRO SEÑOR JESUCRISTO

Jesús, que  tu Poderosa Sangre de Liberación, Sanación y Redención, derramada para nuestra salvación; combata al enemigo de mi cuerpo, mente, alma y espíritu; aleja de mi ser todo dardo incendiario y venenoso del maligno. No me dejes caer en tentación, oh Jesús, por tu gloriosa Sangre Redentora líbrame de todo mal. Amén.

Reflexión

Categories:

RefelxionCuatro mujeres llegaron en una reunión usando ropas muy indecentes que mostraban demasiado bien sus cuerpos.
El líder del lugar les dio un buen vistazo y les dijo que se sentaran. Luego mirándolas fijamente a los ojos dijo algo que nunca olvidarán en la vida:

“Señoras, todo lo que Dios ha hecho valioso en este mundo está bien cubierto y es difícil de ver, encontrar o conseguir. Por ejemplo:

1. ¿Dónde puedes encontrar los diamantes? En el fondo de una cueva,
cubierto y protegido.

2. ¿Dónde se encuentran las perlas? En el fondo del océano,
cubierto y protegido en una hermosa concha.

3. ¿Dónde puedes encontrar oro?
Abajo de la tierra, cubierto con capas de roca y para conseguirlo hay que trabajar duro y cavar profundo.
Habiendo dicho eso, volvió a mirarlas fijamente y dijo;
“Tu cuerpo es sagrado y único”. Eres mucho más preciosa que el oro, los diamantes y las perlas, por lo tanto debes estar cubierta tú también.Y agrego “Si mantienes tus minerales preciosos como el oro, los diamantes y las perlas profundamente cubierto, una organización minera de renombre con la maquinaria necesaria celebrará años de amplia exploración.

Primero se pondrán en contacto con tu gobierno (la familia), firmará contratos profesionales (matrimonio) y lo extraerá profesionalmente (matrimonio civil). Pero si dejas que tus minerales preciosos se encuentren en la superficie de la tierra, siempre atraerás a un gran número de mineros ilegales para venir y explorar de forma ilegal…

Vístete bonito, pero decente! Tu cuerpo es hermoso, tu cuerpo es un tesoro y algún día un buen hombre, merecedor de descubrirlo se sentirá dichoso de hacerlo!!!

TRISAGIO A LA SANTÍSIMA TRINIDAD

Categories:

TRISAGIO A LA
SANTÍSIMA TRINIDAD

En este nuevo día

gracias te tributamos,

oh Dios omnipotente,

oh Dios omnipotente,

y Señor de lo creado.

 

Dirige, Dios eterno

y guía nuestros pasos

para que eternamente,

para que eternamente,

tu santa ley sigamos.

 

Por ti nacen las flores

y reverdece el campo,

los árboles dan fruto,

los árboles dan fruto,

y el sol nos da sus rayos.

 

Oh Dios omnipotente

Gozo del alma mía,

Te adora reverente,

Te adoro reverente,

Al comenzar el día.

 

Señal de la cruz

PROLEGÓMENO

Todo fiel cristiano está muy obligado a tener devoción de todo corazón a la santa cruz de Jesucristo, nuestra luz; pues en ella quiso morir para nos redimir de nuestro pecado y librarnos del enemigo malo.

Y, por tanto, te has de acostumbrar a signar y santiguar,haciendo tres cruces:

La primera en la frente, para que nos libre Dios de los malos pensamientos.

La segunda en la boca, para que nos libre Diosde malas palabras.

La tercera en el pecho, para que nos libre Diosde las malas obras y deseos.

Diciendo así:

“Por la señal de la santa cruz, de nuestros enemigos líbranos Señor, Dios nuestro”.

En el nombre del Padre, y del Hijo,y del Espíritu Santo. Amén.

  

ACTO DE CONTRICIÓN

Señor mío Jesucristo, Dios y hombre verdadero, me pesa de todo corazón de haber pecado, porque he merecido el infierno y he perdido el cielo, sobre todo porque te ofendí a ti que eres tan bueno y que tanto me amas, y a quien quiero amar sobre todas las cosas; propongo firmemente con tu gracia, enmendarme y alejarme de las ocasiones de pecar, confesarme y cumplir la penitencia, confío que me perdonarás por tu infinita misericordia. Amén.

 

Himno.

 

Ya se va el sol de fuego, tú unidad, luz perenne,

Trinidad santa, infunde tu amor en nuestras mentes.

De mañana y de tarde rogamos que nos lleves,

a alabarte en el cielo con himnos reverentes.

Al Padre, al Hijo y a ti Divino Espíritu, siempre,

la gloria que hasta aquí sea dada eternamente. Amén.

ADORACIÓN A DIOS PADRE.

Padre, al comienzo de este día, lleno de alegría, gozo y paz, reconozco con María  tu poder omnipotente, que renueva, que trasciende esta miseria mía.

Es tu amor, Padre del cielo, el que te llevó a entregarnos a tu Verbo encarnado, en el vientre inmaculado de nuestra Santísima Madre, María.

¡Qué grande es tu amor al crearnos! ¡Lo es más al redimirnos!,

Que sin mérito de nuestra parte, por su cruz, por sus llagas, por su sangre, nos devuelves la gracia de ser tus hijos.

Es tu amor, mi Padre amado, el que hace que mi alma pida…

me modeles como quieras en tus manos y que hagas de mí otra morada, donde vivas para siempre, como en el sagrario viviente de María Inmaculada.

Y en Jesús, tu Hijo amado, por el Espíritu Santo, con María, nuestra Madre, en comunión con los ángeles y los santos adorarte eternamente. Amén.

 

O bien.

ORACIÓN DE ABANDONO

Padre, me pongo en tus manos, haz de mí lo que quieras, sea lo que sea, te doy las gracias. Estoy dispuesto a todo, lo acepto todo, con tal de que tu voluntad se cumpla en mí y en todas tus criaturas. No deseo más, Padre, te confío mi alma, te lo doy con todo el amor de que soy capaz, porque te amo, y necesito darme a ti, ponerme en tus manos sin limitación, sin medida, con una confianza infinita, porque tú, Señor, eres mi Padre. Amén.

PADRE NUESTRO… AVE MARIA… GLORIA AL PADRE…

 

 

 

 

CON LOS SERAFINES

CON LOS QUERUBINES

CON LOS TRONOS

Santo, Santo, Santo,

Señor Dios, Señor Dios,

Señor Dios de los ejércitos,

llenos están los cielos

y la tierra de vuestra gloria.

Gloria al Padre, gloria al Hijo,

Gloria al Espíritu Santo.

 

 

V/ Santo Dios, Santo Fuerte, Santo inmortal.

R/ Ten piedad y misericordia de nosotros y del mundo entero.

Oración:

Omnipotente y sempiterno Dios Padre, que con tu Unigénito Hijo y con el Espíritu Santo eres un solo Dios, Uno en esencia y Trino en las personas, Yo te adoro, venero y bendigo con las tres angélicas jerarquías y con los tres coros de la primera, amantes serafines, sabios querubines y excelsos tronos, te aclamo: Santo, Santo, Santo; Poderoso y eterno Padre del Verbo divino, principio del Espíritu Santo, Señor de los cielos y tierra, a quien sea la gloria por los siglos de los siglos. Amén.

V/ Bendita sea la Vida, Pasión, Muerte y Resurrección de nuestro Señor Jesucristo.

R/ Y los dolores y angustias de su Santísima Madre, la Virgen María.

 

Siempre Santa e indivisible Trinidad,os adoro profundamente,

os amo intensamente,os AGRADEZCO perpetuamente por todos y en los corazones de todos.

 

ADORACIÓN A DIOS HIJO.

CONSAGRACIÓN AL SAGRADO CORAZÓN DE JESÚS

Oh Jesús, sabemos que tú eres manso de corazón y que has ofrecido tu corazón por nosotros: está coronado de espinas por nuestros pecados. Sabemos que tú pides también hoy para que no nos perdamos.

Jesús, acuérdate de nosotros cuando caigamos en pecado, por medio de tu Corazón Sacratísimo, haz que todos los hombres nos amemos, y desaparezca el odio entre nosotros.

Muéstranos tu amor, nosotros te amamos, y deseamos que con tu corazón de pastor, nos protejas de cualquier pecado.

Jesús, ¡entra en todos los corazones!; llama, llama a cada puerta. Sé paciente y perseverante, nos mantenemos cerrados porque no entendemos tu voluntad.

Llama continuamente, y haz, oh Jesús, que te abramos nuestro corazón en el momento en que recordamos tu pasión sufrida por nosotros. Amén.

PADRE NUESTRO…AVE MARIA…GLORIA AL PADRE…

 

 

 

 

 

 

CON LAS DOMINACIONES

CON LAS VIRTUDES

CON LAS POTESTADES:

Santo, Santo, Santo,

Señor Dios, Señor Dios,

Señor Dios de los ejércitos,

llenos están los cielos

y la tierra de vuestra gloria.

Gloria al Padre, gloria al Hijo,

Gloria al Espíritu Santo.

V/ Santo Dios, Santo Fuerte, Santo inmortal.

R/ Ten piedad y misericordia de nosotros y del mundo entero.

Oración:

Sabio y soberano Dios Hijo, hecho hombre por nosotros, que con tu eterno Padre y divino Espíritu, eres un solo Dios, uno en esencia y trino en personas. Yo te venero, bendigo y adoro con las tres jerarquías de los Ángeles y con los tres coros de la segunda: Dominaciones, Virtudes y Potestades, te aclamo: Santo, Santo, Santo, Omnipotente Verbo divino y Unigénito Hijo de Dios, principio del Espíritu Santo, Señor de los cielos y tierra, a quien sea la gloria por los siglos de los siglos. Amén.

V/ Bendita sea la Vida, Pasión, Muerte y Resurrección de nuestro Señor Jesucristo.

R/ Y los dolores y angustias de su Santísima Madre, la Virgen María.

Siempre Santa e indivisible Trinidad,os adoro profundamente,os amo intensamente,os AGRADEZCO perpetuamente por todos y en los corazones de todos.

 

 

ADORACIÓN A DIOS ESPÍRITU SANTO.

 

SECUENCIA DE PENTECOSTÉS VEN, ESPÍRITU SANTO

Ven, Espíritu Santo y envíanos desde el cielo tu luz para iluminarnos.

Ven ya, Padre de los pobres, luz que penetra en las almas, dador de todos los dones.

Fuente de todo consuelo, amable Huésped del alma, paz en las horas de duelo.

Eres pausa en el trabajo;  brisa en un clima de fuego; consuelo en medio del llanto.

Ven, Luz santificadora, y entra en el fondo del alma de todos los que te adoran.

Sin tu inspiración divina los hombres nada podemos y el pecado nos domina.

Lava nuestras inmundicias, fecunda nuestros desiertos, y cura nuestras heridas.

Doblega nuestra soberbia, calienta nuestra frialdad, endereza nuestras sendas.

Concede a aquellos que ponen en ti su fe y su confianza, tus siete sagrados dones.

Danos virtudes y méritos, danos una buena muerte y contigo el gozo eterno.

Amén.

O bien:

VEN, ESPÍRITU SANTO

Ven, Espíritu Santo Creador, inunda con tu gracia viva y celestial, nuestras almas que tú creaste por amor.

Tú que eres llamado Consolador, don del Dios Altísimo y Señor, vertiente viva, fuego, que es la caridad, y también espiritual y divina unción.

En cada sacramento te nos das, dedo de la diestra paternal. Eres tú la promesa que el Padre nos dio, con tu palabra enriqueces nuestro cantar.

Nuestros sentidos has de iluminar, los corazones enamorar, y nuestro cuerpo, presa de la tentación, con tu fuerza continua has de afirmar.

Lejos al enemigo rechaza, tu paz danos pronto, sin tardar, y siendo tú nuestro buen guía y conductor, evitemos así toda sombra de mal.

Concédenos al Padre conocer, a Jesús, su Hijo comprender, y a ti, Espíritu de ambos por amor, te creamos con ardiente y sólida fe.

Al Padre demos gloria, pues es Dios, a su Hijo que resucitó, y también al Espíritu Consolador por los siglos de los siglos, honor. Amén.

PADRE NUESTRO…AVE MARIA…GLORIA AL PADRE…

 

 

 

 

 

CON LOS PRINCIPADOS

CON LOS ARCÁNGELES

CON LOS ÁNGELES:

Santo, Santo, Santo,

Señor Dios, Señor Dios,

Señor Dios de los ejércitos,

llenos están los cielos

y la tierra de vuestra gloria.

Gloria al Padre, Gloria al Hijo,

Gloria al Espíritu Santo.

V/ Santo Dios, Santo Fuerte, Santo inmortal.

R/ Ten piedad y misericordia de nosotros y del mundo entero.

 

Oración:

Amante Dios Espíritu Santo, amor divino, que con el Eterno Padre y su Unigénito Hijo eres un solo Dios, uno en la esencia y trino en las personas. Yo te bendigo, adoro y venero con las tres jerarquías angélicas y con los tres coros de la tercera: Principados, arcángeles y ángeles; te aclamo, santo, santo, santo; divino amor y suavísima unión del eterno Padre y del Hijo, precedido en amor de uno y otro, Señor de los cielos y tierra, a quien sea la gloria por los siglos de los siglos. Amén.

V/ Bendita sea la Vida, Pasión, Muerte y Resurrección de nuestro Señor Jesucristo.

R/ Y los dolores y angustias de su Santísima Madre, la Virgen María.

 

Siempre Santa e indivisible Trinidad,os adoro profundamente,os amo intensamente,os AGRADEZCO perpetuamente por todos y en los corazones de todos.

 

 

PETICIONES A LA DIVINA PROVIDENCIA.

 

PRIMERA PETICIÓN. LA SALUD

Que la Divina Providencia nos conserve la salud que tenemos y que nos libre de accidentes y enfermedades. (Padre Nuestro, Ave María y Gloria)

V/ Tu Divina Providencia se extienda en cada momento.

R/ Para que nunca nos falte: casa, vestido y sustento.

Canto:

¡Oh! Divina providencia,

yo te adoro noche y día,

porque nos das el sustento,

por las manos de María,

porque nos das el sustento,

por las manos de María.

SEGUNDA PETICIÓN. ENCONTRAR LA LIMOSNA O AYUDA QUE NECESITAMOS

 

Que la Divina Providencia nos conceda el tener o encontrar la limosna o ayuda que necesitamos urgentes de nuestra vida. (Padre Nuestro, Ave María y Gloria)

V/Tu Divina Providencia se extienda en cada momento.

R/ Para que nunca nos falte: casa, vestido y sustento.

Canto:

¡Oh! Divina providencia,

yo te adoro noche y día,

porque nos das el sustento,

por las manos de María,

porque nos das el sustento,

por las manos de María.

TERCERA PETICIÓN. EL TRABAJO

Que la Divina Providencia nos conserve el trabajo que tenemos, o nos conceda la gracia de encontrarlo. (Padre Nuestro, Ave María y Gloria)

V/ Tu Divina Providencia se extienda en cada momento.

R/ Para que nunca nos falte: casa, vestido y sustento.

Canto:

¡Oh! Divina providencia,

yo te adoro noche y día,

porque nos das el sustento,

por las manos de María,

porque nos das el sustento,

por las manos de María.

  1. Te adoramos, ¡Oh! Cristo, y te bendecimos.
  2. Que por tu santa Cruz redimiste al mundo, y a mi pecador. Amén.
  3. Pequé, Señor, pecamos.
  4. Ten piedad y misericordia de nosotros.
  5. Bendita sea la Vida, Pasión, Muerte y Resurrección de nuestro Señor Jesucristo.
  6. Y los dolores y angustias de su Santísima Madre, la Virgen María.

 

BENDICIÓN CON EL SANTÍSIMO.

  1. Les diste Pan del cielo (T.P. Aleluya).
  2. Que contiene en sí todo deleite (T.P. Aleluya)

Oremos:

Oh Dios, que en este admirable sacramento nos dejaste el memorial de tu pasión, te pedimos nos concedas venerar de tal modo los sagrados misterios de tu Cuerpo y de tu Sangre, que experimentemos constantemente el fruto de tu redención. Tú que vives y reinas por los siglos de los siglos. Amén.

(Y a continuación se pueden decir las alabanzas de desagravio)

Bendito sea Dios.

Bendito sea su santo Nombre.

Bendito sea Jesucristo, verdadero Dios y verdadero hombre.

Bendito sea el Nombre de Jesús.

Bendito sea su Sacratísimo Corazón.

Bendita sea su Preciosísima Sangre.

Bendito sea Jesús en el

Santísimo Sacramento del Altar.

Bendito sea el Espíritu Santo Paráclito.

Bendita sea la excelsa Madre de Dios,

María Santísima.

Bendita sea su Santa e Inmaculada Concepción.

Bendita sea su gloriosa Asunción al cielo.

Bendito sea el nombre de María Virgen y Madre.

Bendito sea san José, su castísimo esposo.

Bendito sea Dios en sus ángeles y en sus santos.

PARA ANTES O PARA TERMINAR SE PUEDE CANTAR

Cantemos al amor de los amores,

cantemos al Señor, Dios está aquí,

venid, adoradores, adoremos

a Cristo Redentor.

 

Gloria a Cristo Jesús, cielos y tierra,

bendecid al Señor.

Honor y gloria a ti, Rey de la Gloria,

amor por siempre a ti, Dios del amor.

 

Por nuestro amor oculta en el sagrario

su gloria y esplendor;

para nuestro bien se queda en el santuario esperando al justo y pecador.

 

Gloria a Cristo Jesús, cielos y tierra,

bendecid al Señor.

Honor y gloria a ti, Rey de la Gloria,

amor por siempre a ti, Dios del amor.

 

ALTÍSIMO SEÑOR

Altísimo Señor, que supiste juntar

a un tiempo en el altar

ser Cordero y Pastor,

quisiera con fervor amar y recibir

a quien por mí quiso morir.

 

Cordero divinal, por nuestro sumo bien

inmolado en Salém, en tu puro raudal

de gracia celestial, lava mi corazón,

que fiel te rinde adoración.

 

Suavísimo maná, que sabe a dulce miel

ven, y del mundo vil nada me gustará.

Ven y se trocará del destierro cruel

con tu dulzura la amarga hiel.

 

Oh convite real, de sirve el Redentor,

al siervo del Señor comida sin igual:

Pan de vida inmortal, ven a entrañarte en mí.

Y quede yo trocado en ti.

Envivo2

Categories:
JW Player goes here


Patrocinar Santa Misa

Categories:

EVANGELIO 17 JUNIO

Categories:

Tu Padre, que ve lo secreto, te recompensará.

Del santo Evangelio según san Mateo 6, 1-6. 16-18

17junioEn aquel tiempo, Jesús dijo a sus discípulos: “Tengan cuidado de no practicar sus obras de piedad delante de los hombres, para que los vean. De lo contrario, no tendrán recompensa con su Padre celestial.
Por lo tanto, cuando des limosna, no lo anuncies con trompeta, como hacen los hipócritas en las sinagogas y por las calles, para que los alaben los hombres. Yo les aseguro que ya recibieron su recompensa. En cambio, cuando tú des limosna, que no sepa tu mano izquierda lo que hace la derecha, para que tu limosna quede en secreto; y tu Padre, que ve lo secreto, te recompensará.
Cuando ustedes hagan oración, no sean como los hipócritas, a quienes les gusta orar de pie en las sinagogas y en las esquinas de las plazas, para que los vea la gente. Yo les aseguro que ya recibieron su recompensa. Tú, en cambio, cuando vayas a orar, entra en tu cuarto, cierra la puerta y ora ante tu Padre, que está allí, en lo secreto; y tu Padre, que ve lo secreto, te recompensará.
Cuando ustedes ayunen, no pongan cara triste, como esos hipócritas que descuidan la apariencia de su rostro, para que la gente note que están ayunando. Yo les aseguro que ya recibieron su recompensa. Tú, en cambio, cuando ayunes, perfúmate la cabeza y lávate la cara, para que no sepa la gente que estás ayunando, sino tu Padre, que está en lo secreto; y tu Padre, que ve lo secreto, te recompensará”.

Evangelio 16 junio

Categories:

Amen a sus enemigos.

Del santo Evangelio según san Mateo 5, 43-48

16JunioEn aquel tiempo, Jesús dijo a sus discípulos: “Han oído ustedes que se dijo: Ama a tu prójimo y odia a tu enemigo; yo, en cambio, les digo: Amen a sus enemigos, hagan el bien a los que los odian y rueguen por los que los persiguen y calumnian, para que sean hijos de su Padre celestial, que hace salir su sol sobre los buenos y los malos, y manda su lluvia sobre los justos y los injustos.
Porque si ustedes aman a los que los aman, ¿qué recompensa merecen? ¿No hacen eso mismo los publicanos? Y si saludan tan sólo a sus hermanos, ¿qué hacen de extraordinario? ¿No hacen eso mismo los paganos? Ustedes, pues, sean perfectos, como su Padre celestial es perfecto”

LA CONSAGRACIÓN AL INMACULADO CORAZÓN DE MARÍA

Categories:

 LA  CONSAGRACIÓN AL INMACULADO CORAZÓN DE MARÍA


¿Qué es?

TriunfoLa consagración o la santa esclavitud de Amor, -como dice San Luis María Grignion de Montfort-, en su obra “El Secreto de María”, consiste en darse todo por entero, como esclavo, a María y a Jesús por Ella; y además, en hacer todas las cosas con María, en María, por María y para María. En su obra “El tratado de la verdadera devoción” lo explica más detalladamente.

Siendo así, que toda nuestra perfección consiste en estar conformes, unidos y consagrados a Jesucristo, la más perfecta de todas las devociones es, sin duda alguna, la que más perfectamente nos conforma, une y consagra a este divino modelo. Y pues, María es, entre todas las criaturas, la más conforme a Jesucristo, se sigue que, la mas perfecta de las devociones, la que más consagra y la que mas conforma a Nuestro Señor es la devoción a su Santísima Madre. Y cuanto más se consagre un alma a María, tanto más se unirá a Jesucristo -y por tanto-, la perfecta consagración a Jesucristo no es otra cosa sino una perfecta y total consagración de sí mismo a la Santísima Virgen. Esta es la devoción que  yo enseño-dice el Santo-; y en otros términos podría decirse que es una perfecta renovación de los votos y promesas del santo Bautismo.


¿Cuándo Consagrarse? 

Se recomienda hacer la Consagración en un día dedicado a la Virgen



¿Cómo Consagrarse?

Se recominenda hacer una “Preparacion” previa de 33 días antes para la Consagración, siendo como un caminito del alma para llegar a la cima en que nos esta esperando nuestra Madre la Virgen Santísima. Consta de:

12 días:    Vaciarse del espíritu del mundo

 7 dias:     Conocimiento de uno mismo

 7 días:     Conocimiento de María

 7 días:     Conocimiento de Jesucristo

Aquí puedes descargar el libro de los 33 días.
descarga-boton


Perfecta y entera consagración de sí mismo a la Santísima Virgen

Algunos puntos del Tratado de la Verdadera Devoción a la Santísima Virgen (TDV) de San Luis Maríasanmonfort Grignion de Montfort.

(TVD121) Consiste, pues, esta devoción en entregarse enteramente a la Santísima Virgen para ser todo de Jesucristo por medio de Ella. Debemos entregarle:

1.- Nuestro cuerpo contados sus sentidos y miembros.

2.- Nuestra alma con todas sus potencias.

3.- Nuestros bienes exteriores, llamados de fortuna, presentes y venideros.

4.- Nuestros bienes interiores y espirituales, o sea, nuestros méritos, nuestras virtudes y nuestras buenas obras, pasadas presentes y futuras.

En dos palabras: todo lo que tenemos en el orden de la naturaleza y en el de la gracia; y todo lo que en el porvenir podemos tener en el orden de la naturaleza, de la gracia y de la gloria; y ésto sin reserva ninguna, ni de un céntimo, ni de un cabello, ni de la menor buena obra; y esto por toda la eternidad, y sin esperar de nuestra ofrenda y servicios ninguna recompensa más que la honra de pertenecer a Jesucristo por María y en María, aun cuando esta amable Señora no fuese, como lo es, siempre la más liberal y agradecida de todas las criaturas.

(TVD122) Conviene notar aquí que en las buenas obras que hacemos hay dos cosas: satisfacción y mérito, o sea, valor satisfactorio o impetratorio, y valor meritorio. El valor satisfactorio o impetratorio de una buena obra es esa misma buena obra en cuanto satisface por la pena debida al pecado, u obtiene alguna nueva gracia; el valor meritorio, o el mérito, es la buena obra en cuanto merece gracia y gloria eterna.

Ahora bien; en esta consagración de nosotros mismos a la Santísima Virgen, le damos todo el valor satisfactorio, impetratorio y meritorio, o sea, las satisfacciones y los méritos de todas nuestras buenas obras. Le damos nuestros méritos, nuestras gracias y nuestras virtudes, no para que las comunique a otros (porque nuestros méritos, gracias y virtudes son, propiamente hablando, incomunicables; únicamente Jesucristo, haciéndose fiador nuestro para con su Padre, ha podido comunicarnos sus méritos), sino para que nos las conserve, aumente y las embellezca. Le damos nuestras satisfacciones para que las comunique a quien sea de su agrado y para mayor gloria de Dios.

(TVD123) De lo dicho se deduce que:
1º.- Por esta devoción se da a Jesucristo, de la manera más perfecta, puesto que se da por manos de María, todo lo que se le puede dar, y mucho más que por las demás devociones, por las cuales se le da o una parte de su tiempo o una parte de sus buenas obras o una parte de sus satisfacciones y mortificaciones. Por esta devoción todo se da y se consagra, hasta el derecho de disponer de los bienes interiores y de las satisfacciones que cada día se ganan por las buenas obras, lo cual no se hace en ninguna Orden religiosa. En éstas se dan a Dios los bienes de fortuna por el voto de pobreza, los bienes del cuerpo por el voto de castidad, la propia voluntad por el voto de obediencia, y algunas veces la libertad del cuerpo por el voto de clausura; pero no se le hace entrega de la libertad o el derecho que se tiene de disponer de sus buenas obras, y no se despoja cuanto es posible de lo que el hombre cristiano tiene de más precioso y caro, que son sus méritos y satisfacciones.

2º.- Se Deduce que una persona, que voluntariamente se consagra y sacrifica así a Jesucristo por María, no puede ya disponer del valor de ninguna de sus buenas obras; todo lo que padece, todo lo que piensa, dice y hace de bueno, pertenece a María para que Ella disponga de todo, según la voluntad de su Hijo y a su mayor gloria. Esta entrega, sin embargo, en nada perjudica a las obligaciones de la persona en el estado presente o en el venidero, por ejemplo, la obligación de un sacerdote por la razón de su oficio, u otra causa, debe aplicar el valor satisfactorio e impetratorio de la santa Misa a un particular. Porque esta consagración se hace según el orden de Dios y los deberes del propio estado.

(TVD125) 3º.- Se sigue, por último, que la consagración se hace a la vez a la Santísima Virgen y a Jesucristo: a la Virgen, como al medio más perfecto que Jesucristo ha escogido para unirse a Él con nosotros y nosotros con Él; y a Nuestro Señor, como a nuestro último fin, y a quien debemos todo lo que somos, como a nuestro Redentor y nuestro Dios

Santo Bogumilo de Gniezno

Categories:

Santo Bogumilo de Gniezno

10junioDespués de las numerosas instancias realizadas en los siglos XVII y XVIII, iniciadas por el arzobispo Matteo Lubienski (1641-52), la papa Pío XI aprobó con el decreto firmado el 27 mayo de 1925 el culto al beato Bogumilo y estableció que Polonia lo recuerde el día 10 junio. El centro del culto a Bogumilo, ya existente en el siglo XV, era la iglesia parroquial del Santísima Trinidad en Dobrowo, dónde se encontraba su tumba. Los primeros documentos de ese culto son los decretos de los años 1443 y 1462, emanados por los arzobispos de Gniezno para reglamentar la concurrencia «al tumbam S. Bogumili». Aproximadamente en el año 1580, ejecutando el «recognitio corporis», se encontraron en la tumba el cayado pastoral y el anillo que certificaban su dignidad episcopal, dignidad que también es sustentada en los cuadros de la iglesia de Dobrowo, en los que Bogumilo es representado como obispo con la mitra, el cayado pastoral y usando el hábito camaldulense, por lo que se arguye que pertenecía a esa orden.

Una biografía, escrita en Dobrowo alrededor de 1584, que nos informa que Bogumilo era descendiente de la familia de san Adalberto, se cuenta que fue arzobispo de Gniezno en los años 1170-82, pero que, por presiones de los poderosos señores de la zona, renunció a la dignidad episcopal retirándose a una ermita, dónde finalizó sus días, luego de haber donado sus bienes a Dobrowo, a las aldeas circunstante y a los Cistercienses, Orden a la que perteneció su hermano Bogufal. Es natural que Bogumilo también fuera venerado en aquella orden, de modo particular en Koronowo. En este lugar fue redactada otra biografía, según la cual Bogumilo fue arzobispo de Gniezno en los años 1167 -72. Por esta fuente sabemos que él nació en Kozmin en el año 1116, hizo los primeros estudios en Gniezno bajo la tutela de su tío, el arzobispo Giovanni, terminando sus estudios en París. De regreso en Polonia, destinó una parte de sus bienes a la construcción de la iglesia a Dobrowo. Recomendado por su tío, fue ordenado. Al principio fue el párroco de su ciudad natal, y posteriormente pasó a ser el decano de Gniezno, luego de la muerte de su tío el año 1167, lo sucede él en la cátedra episcopal. Dotado del espíritu contemplativo, aspiró poder seguir las huellas de san Romualdo.

Conseguido el consentimiento del papa Alejandro III, renunció a la dignidad arzobispal y se retiró a un lugar desierto cerca de Dobrowo, dónde murió el 10 junio de 1182, confortado por una visión de la Virgen. Su cuerpo, primero enterrado en la iglesia de Dobrowo, fue trasladado en 1668 a Uniejów donde es venerado. Se cree que esta biografía puede fundamentarse en un documento de 1232 en el que el príncipe Vladimiro Odonicz confirmó a los Cistercienses de Sulejów la posesión de las tierras en Dobrowo y aldeas aledañas, que fueran donadas por el arzobispo Bogumilo a su hermano Bogufal y pasados por lo tanto al obispo Cristiano, cisterciense, quien los cedió a la abadía de Sulejów.

La dificultad en poder dar credibilidad los datos de estas biografías, consiste en el hecho que ni Dlugosz en su trabajo «Vitae archiepiscoporum atque episcoporum universi Regni Poloniae». Ni los anuncios necrológicos citan algún Bogumilo en la sede de Gniezno en esa época. De hecho, en los años 1153-99, la sede episcopal fue ocupada por Juan Zdzislao y Pedro. Algún historiador identifica a Bogumilo con Pedro: de hecho, Bogumilo sería, la variación eslava del nombre. También Pedro desciende de la familia de san Adalberto y tenía sus bienes en los alrededores del río Warta. Esta hipótesis, sin embargo, se contradice por la circunstancia eremítica de vida de Bogumilo, los datos indican que el arzobispo Pedro murió el 19 de agosto, mientras ocupaba aún la sede episcopal, no se lo menciona como ermitaño ni como ex arzobispo, y además, según un documento de 1219, este Pietro era director del monasterio de San Vicente en Wroclaw y pertenecía a la familia Labeclz (Labendz). Algún otro identifica al beato de Dobrowo con el arzobispo Bogumilo que murió en 1092, asumiendo su cargo en 1080, tras haber sucedido a Gregorio VII: teoría que demolería la tradición cisterciense. Otros, en cambio, como Martinus Baronius, Abraham Bzowski y el camaldulense Taddeo Mini, confunden a Bogumilo con Wloscibor que debía ser y nunca fue arzobispo; ya que, habiendo sido elegido en el año 1279, éstos, elegidos por el capítulo en el año 1279, inmediatamente fue desterrado por el príncipe Przemyslaw II y, después de haber renunciado a la dignidad episcopal, murió en un monasterio próximo a Dobrowo. Pero también esta hipótesis tiene errores: en la historia de los obispos de Gniezno del siglo XIII no se menciona a Bogumilo. La teoría más probable parece la de Pietro David, según la cual el ermitaño de Dobrowo no había sido nunca arzobispo, tan sólo un abad benedictino a Mogilno, muerto el 28 noviembre de 1179. Él habría renunciado a su dignidad como abad y pasó el resto de su vida en una ermita. Su nombre señalaría la afiliación a la familia de san Adalberto y sus bienes estaban en las proximidades de Dobrowo. También es fácil de explicar la transformación del abad en arzobispo, confirmado por la tradición.