ATARDECER

Por la Gloriosa Sangre del Pacto derramada por Nuestro Señor Jesucristo, te ordeno espíritu de tentación y falso pensamiento que me dejes libre y en paz. ¡Fuera, Fuera, Fuera de mi mente y de mis pensamientos; te lo ordeno en el Nombre de Nuestro Señor Jesucristo que te venció en la cruz!.

Poderosa Sangre de Liberación, Sanación y Redención, derramada por Nuestro Señor Jesucristo; combate al enemigo de mi alma en mi cuerpo, mente y espíritu; aleja de mi ser todo dardo incendiario y venenoso del maligno. No me dejes caer en tentación gloriosa Sangre del Redentor y líbrame de todo mal. Amén.