TRISAGIO A LA
SANTÍSIMA TRINIDAD

En este nuevo día

gracias te tributamos,

oh Dios omnipotente,

oh Dios omnipotente,

y Señor de lo creado.

 

Dirige, Dios eterno

y guía nuestros pasos

para que eternamente,

para que eternamente,

tu santa ley sigamos.

 

Por ti nacen las flores

y reverdece el campo,

los árboles dan fruto,

los árboles dan fruto,

y el sol nos da sus rayos.

 

Oh Dios omnipotente

Gozo del alma mía,

Te adora reverente,

Te adoro reverente,

Al comenzar el día.

 

Señal de la cruz

PROLEGÓMENO

Todo fiel cristiano está muy obligado a tener devoción de todo corazón a la santa cruz de Jesucristo, nuestra luz; pues en ella quiso morir para nos redimir de nuestro pecado y librarnos del enemigo malo.

Y, por tanto, te has de acostumbrar a signar y santiguar,haciendo tres cruces:

La primera en la frente, para que nos libre Dios de los malos pensamientos.

La segunda en la boca, para que nos libre Diosde malas palabras.

La tercera en el pecho, para que nos libre Diosde las malas obras y deseos.

Diciendo así:

“Por la señal de la santa cruz, de nuestros enemigos líbranos Señor, Dios nuestro”.

En el nombre del Padre, y del Hijo,y del Espíritu Santo. Amén.

  

ACTO DE CONTRICIÓN

Señor mío Jesucristo, Dios y hombre verdadero, me pesa de todo corazón de haber pecado, porque he merecido el infierno y he perdido el cielo, sobre todo porque te ofendí a ti que eres tan bueno y que tanto me amas, y a quien quiero amar sobre todas las cosas; propongo firmemente con tu gracia, enmendarme y alejarme de las ocasiones de pecar, confesarme y cumplir la penitencia, confío que me perdonarás por tu infinita misericordia. Amén.

 

Himno.

 

Ya se va el sol de fuego, tú unidad, luz perenne,

Trinidad santa, infunde tu amor en nuestras mentes.

De mañana y de tarde rogamos que nos lleves,

a alabarte en el cielo con himnos reverentes.

Al Padre, al Hijo y a ti Divino Espíritu, siempre,

la gloria que hasta aquí sea dada eternamente. Amén.

ADORACIÓN A DIOS PADRE.

Padre, al comienzo de este día, lleno de alegría, gozo y paz, reconozco con María  tu poder omnipotente, que renueva, que trasciende esta miseria mía.

Es tu amor, Padre del cielo, el que te llevó a entregarnos a tu Verbo encarnado, en el vientre inmaculado de nuestra Santísima Madre, María.

¡Qué grande es tu amor al crearnos! ¡Lo es más al redimirnos!,

Que sin mérito de nuestra parte, por su cruz, por sus llagas, por su sangre, nos devuelves la gracia de ser tus hijos.

Es tu amor, mi Padre amado, el que hace que mi alma pida…

me modeles como quieras en tus manos y que hagas de mí otra morada, donde vivas para siempre, como en el sagrario viviente de María Inmaculada.

Y en Jesús, tu Hijo amado, por el Espíritu Santo, con María, nuestra Madre, en comunión con los ángeles y los santos adorarte eternamente. Amén.

 

O bien.

ORACIÓN DE ABANDONO

Padre, me pongo en tus manos, haz de mí lo que quieras, sea lo que sea, te doy las gracias. Estoy dispuesto a todo, lo acepto todo, con tal de que tu voluntad se cumpla en mí y en todas tus criaturas. No deseo más, Padre, te confío mi alma, te lo doy con todo el amor de que soy capaz, porque te amo, y necesito darme a ti, ponerme en tus manos sin limitación, sin medida, con una confianza infinita, porque tú, Señor, eres mi Padre. Amén.

PADRE NUESTRO… AVE MARIA… GLORIA AL PADRE…

 

 

 

 

CON LOS SERAFINES

CON LOS QUERUBINES

CON LOS TRONOS

Santo, Santo, Santo,

Señor Dios, Señor Dios,

Señor Dios de los ejércitos,

llenos están los cielos

y la tierra de vuestra gloria.

Gloria al Padre, gloria al Hijo,

Gloria al Espíritu Santo.

 

 

V/ Santo Dios, Santo Fuerte, Santo inmortal.

R/ Ten piedad y misericordia de nosotros y del mundo entero.

Oración:

Omnipotente y sempiterno Dios Padre, que con tu Unigénito Hijo y con el Espíritu Santo eres un solo Dios, Uno en esencia y Trino en las personas, Yo te adoro, venero y bendigo con las tres angélicas jerarquías y con los tres coros de la primera, amantes serafines, sabios querubines y excelsos tronos, te aclamo: Santo, Santo, Santo; Poderoso y eterno Padre del Verbo divino, principio del Espíritu Santo, Señor de los cielos y tierra, a quien sea la gloria por los siglos de los siglos. Amén.

V/ Bendita sea la Vida, Pasión, Muerte y Resurrección de nuestro Señor Jesucristo.

R/ Y los dolores y angustias de su Santísima Madre, la Virgen María.

 

Siempre Santa e indivisible Trinidad,os adoro profundamente,

os amo intensamente,os AGRADEZCO perpetuamente por todos y en los corazones de todos.

 

ADORACIÓN A DIOS HIJO.

CONSAGRACIÓN AL SAGRADO CORAZÓN DE JESÚS

Oh Jesús, sabemos que tú eres manso de corazón y que has ofrecido tu corazón por nosotros: está coronado de espinas por nuestros pecados. Sabemos que tú pides también hoy para que no nos perdamos.

Jesús, acuérdate de nosotros cuando caigamos en pecado, por medio de tu Corazón Sacratísimo, haz que todos los hombres nos amemos, y desaparezca el odio entre nosotros.

Muéstranos tu amor, nosotros te amamos, y deseamos que con tu corazón de pastor, nos protejas de cualquier pecado.

Jesús, ¡entra en todos los corazones!; llama, llama a cada puerta. Sé paciente y perseverante, nos mantenemos cerrados porque no entendemos tu voluntad.

Llama continuamente, y haz, oh Jesús, que te abramos nuestro corazón en el momento en que recordamos tu pasión sufrida por nosotros. Amén.

PADRE NUESTRO…AVE MARIA…GLORIA AL PADRE…

 

 

 

 

 

 

CON LAS DOMINACIONES

CON LAS VIRTUDES

CON LAS POTESTADES:

Santo, Santo, Santo,

Señor Dios, Señor Dios,

Señor Dios de los ejércitos,

llenos están los cielos

y la tierra de vuestra gloria.

Gloria al Padre, gloria al Hijo,

Gloria al Espíritu Santo.

V/ Santo Dios, Santo Fuerte, Santo inmortal.

R/ Ten piedad y misericordia de nosotros y del mundo entero.

Oración:

Sabio y soberano Dios Hijo, hecho hombre por nosotros, que con tu eterno Padre y divino Espíritu, eres un solo Dios, uno en esencia y trino en personas. Yo te venero, bendigo y adoro con las tres jerarquías de los Ángeles y con los tres coros de la segunda: Dominaciones, Virtudes y Potestades, te aclamo: Santo, Santo, Santo, Omnipotente Verbo divino y Unigénito Hijo de Dios, principio del Espíritu Santo, Señor de los cielos y tierra, a quien sea la gloria por los siglos de los siglos. Amén.

V/ Bendita sea la Vida, Pasión, Muerte y Resurrección de nuestro Señor Jesucristo.

R/ Y los dolores y angustias de su Santísima Madre, la Virgen María.

Siempre Santa e indivisible Trinidad,os adoro profundamente,os amo intensamente,os AGRADEZCO perpetuamente por todos y en los corazones de todos.

 

 

ADORACIÓN A DIOS ESPÍRITU SANTO.

 

SECUENCIA DE PENTECOSTÉS VEN, ESPÍRITU SANTO

Ven, Espíritu Santo y envíanos desde el cielo tu luz para iluminarnos.

Ven ya, Padre de los pobres, luz que penetra en las almas, dador de todos los dones.

Fuente de todo consuelo, amable Huésped del alma, paz en las horas de duelo.

Eres pausa en el trabajo;  brisa en un clima de fuego; consuelo en medio del llanto.

Ven, Luz santificadora, y entra en el fondo del alma de todos los que te adoran.

Sin tu inspiración divina los hombres nada podemos y el pecado nos domina.

Lava nuestras inmundicias, fecunda nuestros desiertos, y cura nuestras heridas.

Doblega nuestra soberbia, calienta nuestra frialdad, endereza nuestras sendas.

Concede a aquellos que ponen en ti su fe y su confianza, tus siete sagrados dones.

Danos virtudes y méritos, danos una buena muerte y contigo el gozo eterno.

Amén.

O bien:

VEN, ESPÍRITU SANTO

Ven, Espíritu Santo Creador, inunda con tu gracia viva y celestial, nuestras almas que tú creaste por amor.

Tú que eres llamado Consolador, don del Dios Altísimo y Señor, vertiente viva, fuego, que es la caridad, y también espiritual y divina unción.

En cada sacramento te nos das, dedo de la diestra paternal. Eres tú la promesa que el Padre nos dio, con tu palabra enriqueces nuestro cantar.

Nuestros sentidos has de iluminar, los corazones enamorar, y nuestro cuerpo, presa de la tentación, con tu fuerza continua has de afirmar.

Lejos al enemigo rechaza, tu paz danos pronto, sin tardar, y siendo tú nuestro buen guía y conductor, evitemos así toda sombra de mal.

Concédenos al Padre conocer, a Jesús, su Hijo comprender, y a ti, Espíritu de ambos por amor, te creamos con ardiente y sólida fe.

Al Padre demos gloria, pues es Dios, a su Hijo que resucitó, y también al Espíritu Consolador por los siglos de los siglos, honor. Amén.

PADRE NUESTRO…AVE MARIA…GLORIA AL PADRE…

 

 

 

 

 

CON LOS PRINCIPADOS

CON LOS ARCÁNGELES

CON LOS ÁNGELES:

Santo, Santo, Santo,

Señor Dios, Señor Dios,

Señor Dios de los ejércitos,

llenos están los cielos

y la tierra de vuestra gloria.

Gloria al Padre, Gloria al Hijo,

Gloria al Espíritu Santo.

V/ Santo Dios, Santo Fuerte, Santo inmortal.

R/ Ten piedad y misericordia de nosotros y del mundo entero.

 

Oración:

Amante Dios Espíritu Santo, amor divino, que con el Eterno Padre y su Unigénito Hijo eres un solo Dios, uno en la esencia y trino en las personas. Yo te bendigo, adoro y venero con las tres jerarquías angélicas y con los tres coros de la tercera: Principados, arcángeles y ángeles; te aclamo, santo, santo, santo; divino amor y suavísima unión del eterno Padre y del Hijo, precedido en amor de uno y otro, Señor de los cielos y tierra, a quien sea la gloria por los siglos de los siglos. Amén.

V/ Bendita sea la Vida, Pasión, Muerte y Resurrección de nuestro Señor Jesucristo.

R/ Y los dolores y angustias de su Santísima Madre, la Virgen María.

 

Siempre Santa e indivisible Trinidad,os adoro profundamente,os amo intensamente,os AGRADEZCO perpetuamente por todos y en los corazones de todos.

 

 

PETICIONES A LA DIVINA PROVIDENCIA.

 

PRIMERA PETICIÓN. LA SALUD

Que la Divina Providencia nos conserve la salud que tenemos y que nos libre de accidentes y enfermedades. (Padre Nuestro, Ave María y Gloria)

V/ Tu Divina Providencia se extienda en cada momento.

R/ Para que nunca nos falte: casa, vestido y sustento.

Canto:

¡Oh! Divina providencia,

yo te adoro noche y día,

porque nos das el sustento,

por las manos de María,

porque nos das el sustento,

por las manos de María.

SEGUNDA PETICIÓN. ENCONTRAR LA LIMOSNA O AYUDA QUE NECESITAMOS

 

Que la Divina Providencia nos conceda el tener o encontrar la limosna o ayuda que necesitamos urgentes de nuestra vida. (Padre Nuestro, Ave María y Gloria)

V/Tu Divina Providencia se extienda en cada momento.

R/ Para que nunca nos falte: casa, vestido y sustento.

Canto:

¡Oh! Divina providencia,

yo te adoro noche y día,

porque nos das el sustento,

por las manos de María,

porque nos das el sustento,

por las manos de María.

TERCERA PETICIÓN. EL TRABAJO

Que la Divina Providencia nos conserve el trabajo que tenemos, o nos conceda la gracia de encontrarlo. (Padre Nuestro, Ave María y Gloria)

V/ Tu Divina Providencia se extienda en cada momento.

R/ Para que nunca nos falte: casa, vestido y sustento.

Canto:

¡Oh! Divina providencia,

yo te adoro noche y día,

porque nos das el sustento,

por las manos de María,

porque nos das el sustento,

por las manos de María.

  1. Te adoramos, ¡Oh! Cristo, y te bendecimos.
  2. Que por tu santa Cruz redimiste al mundo, y a mi pecador. Amén.
  3. Pequé, Señor, pecamos.
  4. Ten piedad y misericordia de nosotros.
  5. Bendita sea la Vida, Pasión, Muerte y Resurrección de nuestro Señor Jesucristo.
  6. Y los dolores y angustias de su Santísima Madre, la Virgen María.

 

BENDICIÓN CON EL SANTÍSIMO.

  1. Les diste Pan del cielo (T.P. Aleluya).
  2. Que contiene en sí todo deleite (T.P. Aleluya)

Oremos:

Oh Dios, que en este admirable sacramento nos dejaste el memorial de tu pasión, te pedimos nos concedas venerar de tal modo los sagrados misterios de tu Cuerpo y de tu Sangre, que experimentemos constantemente el fruto de tu redención. Tú que vives y reinas por los siglos de los siglos. Amén.

(Y a continuación se pueden decir las alabanzas de desagravio)

Bendito sea Dios.

Bendito sea su santo Nombre.

Bendito sea Jesucristo, verdadero Dios y verdadero hombre.

Bendito sea el Nombre de Jesús.

Bendito sea su Sacratísimo Corazón.

Bendita sea su Preciosísima Sangre.

Bendito sea Jesús en el

Santísimo Sacramento del Altar.

Bendito sea el Espíritu Santo Paráclito.

Bendita sea la excelsa Madre de Dios,

María Santísima.

Bendita sea su Santa e Inmaculada Concepción.

Bendita sea su gloriosa Asunción al cielo.

Bendito sea el nombre de María Virgen y Madre.

Bendito sea san José, su castísimo esposo.

Bendito sea Dios en sus ángeles y en sus santos.

PARA ANTES O PARA TERMINAR SE PUEDE CANTAR

Cantemos al amor de los amores,

cantemos al Señor, Dios está aquí,

venid, adoradores, adoremos

a Cristo Redentor.

 

Gloria a Cristo Jesús, cielos y tierra,

bendecid al Señor.

Honor y gloria a ti, Rey de la Gloria,

amor por siempre a ti, Dios del amor.

 

Por nuestro amor oculta en el sagrario

su gloria y esplendor;

para nuestro bien se queda en el santuario esperando al justo y pecador.

 

Gloria a Cristo Jesús, cielos y tierra,

bendecid al Señor.

Honor y gloria a ti, Rey de la Gloria,

amor por siempre a ti, Dios del amor.

 

ALTÍSIMO SEÑOR

Altísimo Señor, que supiste juntar

a un tiempo en el altar

ser Cordero y Pastor,

quisiera con fervor amar y recibir

a quien por mí quiso morir.

 

Cordero divinal, por nuestro sumo bien

inmolado en Salém, en tu puro raudal

de gracia celestial, lava mi corazón,

que fiel te rinde adoración.

 

Suavísimo maná, que sabe a dulce miel

ven, y del mundo vil nada me gustará.

Ven y se trocará del destierro cruel

con tu dulzura la amarga hiel.

 

Oh convite real, de sirve el Redentor,

al siervo del Señor comida sin igual:

Pan de vida inmortal, ven a entrañarte en mí.

Y quede yo trocado en ti.